El multimillonario y empresario estadounidense Elon Musk declaró que tiene la intención de demandar a la Fundación Open Society del famoso financiero y filántropo estadounidense, George Soros, para detener la supresión de la libertad de expresión por su parte.

Anteriormente, el periodista Ben Scallan publicó un artículo que manifesta que las organizaciones financiadas por la fundación de Soros están promoviendo políticas de censura en Irlanda y Escocia. Esto, como se desprende de la publicación, incluye registros policiales de viviendas, controles de teléfonos personales y computadoras de ciudadanos.

La base de tales medidas es la tesis plantada por las organizaciones de Soros y los políticos sobre el presunto aumento del número de delitos motivados por el odio entre la población local en estas regiones. Como escribe el periodista, «el objetivo de difundir información errónea que incita al odio es justificar medidas draconianas para reprimir la libertad de expresión».

«Exacto. X presentará acciones legales para detener esto. ¡No puedo esperar a que comience el descubrimiento!», escribió Musk en la red social X, antes conocida como Twitter.

Musk y Soros están conectados por una larga historia de disgusto. En mayo, el empresario publicó un tweet en el que escribió que Soros odiaba a toda la humanidad y lo comparó con el antagonista de magneto en la serie de cómics de superhéroes mutantes X-Men.

Las actividades de Soros se evalúan negativamente debido a sus especulaciones financieras, así como a su escandalosa reputación: sus fondos han sido acusados repetidamente de organizar un cambio de poder en varios Estados. El propio financiero no niega que su dinero ayudó, en particular, a llevar a cabo la Revolución Naranja en Ucrania en 2004 y el Euromaidán en 2013. En varios países fue acusado de injerencia en asuntos internos.