El mandatario estadounidense de 79 años sigue protagonizando a menudo momentos de confusión o equívocos que siguen sembrando las dudas sobre su estado de salud

Los lapsus del presidente de EE UU, Joe Biden, comienzan a resultar preocupantes. En plena carrera a la reelección, el mandatario de 79 años sigue protagonizando a menudo momentos de confusión o equívocos, con los posteriores comentarios en redes sociales y en la prensa estadounidense.

Todavía se comentaba cómo hace pocos días preguntaba en un acto por una congresista que murió el pasado agosto, y ahora ha sufrido un doble lapsus. Uno nada menos que con la guerra de Irak y otro con la muerte de su hijo.

Tuvo lugar mientras Biden daba un discurso en Hallandale Beach (Florida). Hablaba de la inflación y achacó su evolución a «la guerra de Irak»Posteriormente se corrigió a sí mismo para cometer otro error. «Disculpen, la guerra en Ucrania. Pienso en Irak porque allí murió mi hijo… Porque murió», recalcó.

Lo cierto es que su hijo Beau Biden estuvo destinado en la guerra en Irak, pero murió de cáncer cerebral en EE UU en 2015. En ‘The New York Times’ recuerdan que Biden achaca el cáncer de su hijo a que estuvo expuesto a tóxicos en la guerra.