Senadores señalan la expulsión de quien denunció la violencia policial como un pésimo mensaje a la comunidad internacional.

La expulsión este martes de Rebecca Linda Marlene Sprößer, una periodista alemana, conocida en Colombia por apoyar a la Primera Línea de la ciudad de Cali, por parte de las autoridades de Migración ha generado rechazo de personalidades políticas y movimientos sociales.

Según la información de defensores de Derechos Humanos la mujer fue citada a una diligencia en la Fiscalía y posteriormente detenida.

Migración dijo que la expulsión del territorio nacional de Sprößer, se debe a que «se encontraba adelantando actividades que no tenían que ver con su condición de turista, las cuales afectarían el orden y la tranquilidad ciudadana».

Sin embargo, congresistas y activistas políticos criticaron de inmediato su expulsión. El senador de Polo Democrático Alternativo Iván Cepeda señaló que la expulsión de Sprößer, víctima de un atentado criminal, es una bofetada del presidente Iván Duque a la comunidad internacional.

Cepeda fue más allá y dijo que «es también un mensaje de abierta complicidad con el paramilitarismo que actúa hoy públicamente en las calles de Cali», ciudad desde donde hizo varias denuncias la ahora expulsada activista alemana.

Entretanto, el senador Gustavo Bolívar, de Colombia Humana, aseguró que como a la joven alemana contó al mundo la verdad de los crímenes de Estado durante el Paro Nacional (con fuerza en los meses de mayo y junio) no la pudieron matar, la expulsan del país.

A su vez, Adolfo Rivas, director del movimiento político Ciudadanía Inteligente contrastó que Andrés Escobar, quien salió a disparar contra civiles en Cali se encuentra libre, mientras que Rebecca Sprößer, quien acompañó a los jóvenes y denunció las violaciones a los derechos humanos del Gobierno es expulsada del territorio colombiano.

Sprößer denunció en varias oportunidades ser víctima de amenazas e incluso informó de un atentado sufrido el pasado viernes en un ataque, en el cual un amigo con el que departía recibió 13 disparos.

Sin embargo, las autoridades negaron el ataque y dijeron que fue un intento de hurto, pero en el hecho no hubo ningún robo.