Diego Otero Prada

Venezuela ha manejado muy bien la epidemia del COVID-19. Los comentaristas de derecha y de la seudo izquierda europea y progresista latinoamericana pronosticaban el derrumbe del sistema de salud de Venezuela, que iba a ser un caos, que los contagios serían de casi millones, de miles de muertos, qué pobre Venezuela, tan mal manejada por esos castrochavistas.

   Pues bien, fallaron todas las profecías, y, al contrario, en Colombia, la situación es de las peores del mundo. Hoy 5 de agosto de 2020, Colombia ocupa el décimo lugar del mundo de más casos acumulados de la pandemia y Venezuela el puesto 65.

   En muertes diarias, Colombia es el quinto lugar del mundo después de los Estados Unidos, Brasil, India y Sur áfrica, mientras Venezuela está muy por debajo, en los últimos lugares.

   En el cuadro 1 se presentan los indicadores más importantes. Claramente, Venezuela supera a Colombia por muchas veces en todos los indicadores. La diferencia entre Colombia y Venezuela es asombrosa.

Cuadro 1 Indicadores de la pandemia en Colombia y Venezuela para el 5 de agosto de 2020

  Colombia Venezuela Colombia/Venezuela
Casos acumulados 334379 21438 15,58
Puesto 10 65  
Muertes 11315 187 55,16
Puesto 10    
Casos por millón de habitantes 6577 754 46,44
Puesto 188 124 De un total de 15 países y regiones
Muertos por millón de habitantes 222 7 31,71
Puesto 156 58 De un total de 215 países y regiones
Pruebas por millón de habitantes 33839 54920 1,61

Fuente: Worldmeters

   Estos indicadores son el resultado del buen manejo dado a la epidemia por el gobierno de Maduro, y la importante ayuda de los médicos cubanos, más el apoyo de China, Rusia, Irán, Turquía y otros países en materiales, equipos, insumos y especialistas.

   Clave, el espíritu organizativo para manejar la pandemia, con la vinculación de la ciudadanía, los testeos, el control de los infectados y sus contactos, y la focalización e intervención rápida en los sitios donde aparezcan brotes.

   Fallaron todos los pronósticos catastróficos en relación con Venezuela, pero la ideología extremista de derecha no permite reconocer la realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here