Diego Otero Prada

Siguen las demoras en los resultados de las pruebas

Ya es muy evidente que los resultados de las pruebas se demoran eternidades. En foro en que participó el Contralor de la República el día 30 de julio, organizado por Lides, comentó que habían encontrado demoras hasta de 72 días. Por favor, para un paciente que tuviera coronavirus supongo, que, si no era asintomático y de síntomas leves, podría ya haber muerto. Que irresponsabilidad la del sector privado y que falta de decisión del gobierno central para poner remedio a esta situación. Por eso sigo argumentado que los resultados que dan cada día son los resultados de por lo menos quince anteriores. O sea, estamos presenciando el desarrollo del Covid-19 del pasado. Así es muy difícil afirmar que está ocurriendo en la actualidad, si ya pasamos el pico, seguimos creciendo o estamos en la parte plana de la curva de casos acumulados.

  La notación correcta sería colocar la fecha de inicio de los síntomas, no cuando se comprueba que tiene el coronavirus. Parece que Bogotá sí lo está haciendo así, aunque no estamos seguros de esto.

Comentario sobre predicciones

Ya lo he comentado últimamente que, dada las falencias en la información, es imposible saber que ocurre en la actualidad. Los valores de infectados diarios que informa el ministerio se refieren a lo que ocurrió antes, en un período que habría que investigar, que debe ir de un promedio de siete a quince días, por lo menos.

   De ahí que hacer proyecciones, es predecir en verdad el pasado. Por lo tanto, establecer correlaciones econométricas, por ejemplo, entre movilidad e infectados, si no se tienen cuenta los rezagos en la información, lleva a errores gravísimos.

    En esto el ministerio de salud no es serio. Diariamente informa sobre las pruebas diarias realizadas y los casos confirmadas, dando a entender que estos son resultados de las primeras, lo cual no es correcto. Para los mejores países en pruebas, sus resultados se concretan en el mismo día o en uno o dos días máximo, por lo cual las pruebas y los casos confirmados van en paralelo en el tiempo. En Colombia, no. Los confirmados realmente responden a pruebas que se iniciaron en el pasado, en demoras que van de horas a más de un mes, de ahí que en verdad se está informando sobre lo que ocurrió hace más de una semana. Formalmente,

  Los infectados (It) son una función de las pruebas realizadas (P-t) hace uno, dos, tres…hasta n días.

  It = f(P-1, P-2, P-3,…P-n)

  Con esta información se puede calcular el tiempo promedio de demora (T) de los confirmados, que es igual al promedio ponderado de las pruebas por día.

Un ejemplo, supóngase que se declaran 100 infectados hoy, de acuerdo con pruebas realizadas para 50 individuos hace 1 días y para los otros 50 hace 30 días. Entonces, el tiempo promedio es:

   T=(50*1+50*30)/100

   T = 15,5 días

   En otras palabras, el dato de 100 infectados corresponde a lo que ocurrió en un período promedio de hace 15,5 días, es decir, estamos mirando al pasado, no lo que está ocurriendo en el presente o pasado cercano de uno a dos días.

Análisis de lo ocurrido en la semana del 27 de julio al 2 de agosto

Con la observación anterior, lo que estudiaremos a continuación es lo que ocurrió en el pasado. En esta oportunidad nos vamos a concentrar, principalmente, en Bogotá, Antioquia y Valle, que en la semana del 27 de julio al 2 de agosto explicaron el 63,8% de los casos nuevos, una proporción bastante alta, el 53,7% del total de acumulados, el 40,2% de los muertos y el 45,2% de los recuperados. (Cuadros 1 a 4).

   Siguen en importancia en incrementos, Córdoba, Cundinamarca, Santander, Cesar, Norte de Santander, Tolima, Caquetá y Putumayo. En menor escala, Huila, Boyacá, y Casanare que también han visto subidas en los casos nuevos en esta semana.   

  Para los restantes 18 departamentos, sobresalen Atlántico, Bolívar y Magdalena que controlaron la pandemia, y el resto están estabilizados o mostraron aumentos pequeños.

    En los cuadros 1 a 4 se presentan los datos sobre casos nuevos, muertes, recuperados y totales para Bogotá, Antioquia y Cundinamarca; en la gráfica 1 la evolución de las muertes en Colombia y en la gráfica 2 la dinámica del Covid-19 en Bogotá, Antioquia y Valle de los casos nuevos.

   Toda la información proviene de la base de datos que he construido llamada BaseCovidDO.

Desarrollo del Covid-19 a nivel nacional

En la gráfica 1 se presenta la evolución de las muertes a nivel nacional, que es un indicador muy fuerte para entender qué pasa con la epidemia, dado que las cifras de contagiados reflejan el pasado y no muestran que está ocurriendo en la actualidad, por lo menos, en los últimos dos días. Se parte que la información de las muertes es más exacta y al día para entender lo que sucede con la pandemia.

    Hasta finales de mayo las muertes diarias en Colombia presentan un crecimiento lento que se acelera en junio y julio, pero ya a finales de este último mes hay una cierta estabilidad, con promedios móviles de 297,3 el 27 de julio a 303,6 el 2 de agosto.

Gráfico 1 Muertes diarias en forma lineal y como promedio móvil de siete días   

El Covid-19 en Bogotá

  Lo que viene ocurriendo con Bogotá vale para todas las regiones.  La gente se escandaliza y preocupa porque el Covid-19 viene creciendo desde julio. Esto es normal y es lo conveniente para llegar al pico y no aplazarlo más, que es lo que está afectando a todos los ciudadanos y a la economía.

  Bogotá es un caso muy especial por la variabilidad en los datos pasados de casos nuevos, ya que suben y bajan sin sentido. En el cuadro 1 se presenta la situación de los casos nuevos para la semana del 27 de julio al dos de agosto. Hasta el 1 de agosto todo parecía mejorar, pero el dato del 2 de agosto, de 4497 infectados, un salto de 1796 casos adicionales con respecto al 1 de agosto cambió lo que venía sucediendo. Pero, se espera que vuelva a darse la baja en los casos nuevos, porque así es la historia en la capital. En promedio móviles, los casos nuevos aumentaron de 3037,6 el 27 de julio a 3562,9 el 2 de agosto, un incremento de 17,3%.

    Exceptuando el dato del 2 de agosto, la situación de Bogotá no era tan dramática como lo afirmaban los comentaristas y médicos de las asociaciones privadas, y la misma alcaldesa, que normalmente presenta una situación muy angustiante de la capital, que no siempre es así. Este estado de pánico le conviene a todos los autoritarios y candidatos a dictador. Favorece al poder macro y micro.

  Pero en muertes diarias, la situación luce mejor, ya que se produjo una caída de 91 muertos el 27 de julio a 64 el 2 de agosto, para un promedio semanal de 79,3 casos. Igualmente, los recuperados han venido aumentando la proporción con respecto al total nacional, al pasar de 29,8% el 27 de julio a 30,9% el 2 de agosto. Con respecto a sus propios infectados, los recuperados en Bogotá representaron el 46,8% el 2 de agosto.

    En la gráfica 1 se visualiza, claramente, como se estaba presentando una llanura para Bogotá, interrumpida por la cifra del 2 de agosto.  

El Covid-19 en Antioquia

   Antioquia presenta menos variabilidad que Bogotá y el Valle del Cauca. En la gráfica 2 se observa que, según promedios móviles, los casos nuevos pasaron de 1325,3 el 27 de julio a 1983,3 el 2 de agosto, un aumento de 49,6%.

   En cuanto a muertos, como en Bogotá, se observa una tendencia hacia la baja, para un promedio diario de 24 casos. En recuperados anda muy regular, porque solamente el 31,2% de los infectados se habían recuperado el 2 de agosto.

  Al tener en cuenta el municipio de Medellín se encuentra que los contagiados aumentaron más en el resto del departamento, de tal manera que la participación de la capital bajó de 59,9% a 54,7%.

El Covid-19 en Valle

    Valle, al igual que Bogotá, es de una gran variabilidad, las cifras bajan un día, y suben al otro, y vuelven a bajar, de ahí la importancia de calcular promedios móviles de siete días para eliminar esas variaciones.  Los casos nuevos por móvil de siete días aumentaron de 585,1 el 27 de julio a 676,3 el 2 de agosto, un incremento de 15,6%.

    En muertos también se da una reducción de 23 a 17 muertos diarios, para un promedio de 18,7 casos. En recuperados propios estaba mejor que Bogotá y Antioquia, ya que, al 2 de agosto, la cifra era de 56,3%, por encima del promedio nacional de 52,6.

  Cali, como Medellín, redujo su participación en el total de infectados del departamento, 75,14% a 71,15 en la semana del 27 de julio al 2 de agosto.

Cuadro 1 Casos nuevos en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca del 27 de julio al 2 de agosto

Cuadro 2 Muertes diarias en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca para el período 27 de julio a 2 de agosto

Cuadro 3 Recuperados para Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca para el período 27 de julio a 2 de agosto

Cuadro 4 Acumulados para Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca para el periodo 27 de julio a 2 de agosto

Gráfico 2 Evolución de los casos nuevos en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca

Conclusiones

   Hoy se puede afirmar, que, controlada la epidemia en Atlántico, Bolívar y Magdalena, a menos que se presenten rebrotes, ya que todo es posible en Colombia, el futuro del coronavirus a nivel nacional se concentra en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca.

  De las tres regiones analizadas, Bogotá muestra los mejores indicadores, muy al contrario de los de Antioquia. Valle del Cauca clasifica en una posición intermedia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here