Diego Otero Prada

En esta nota quiero referirme a los toques de queda y ley seca, donde manifiesto mi inquietud sí son útiles para prevenir el coronavirus. Yo sé que esta opinión va en contra de lo que llamaría el consenso producido por el poder nacional, regional y local. A riesgo de que manifieste mis dudas y sea objeto de recriminaciones, como dice Foucault, hago uso de la Parresia, es decir, de decirlo todo independientemente de las consecuencias, de hablar con franqueza, de hablar libremente. Es lo que le ha pasado al expresidente Samper, que por decir verdades ha sido objeto de persecuciones y ataques por el poder militar, el estado narco paramilitar y sus amanuenses. En esto defiendo la libertad de expresión del expresidente y lo apoyo.

   Ahora, a los gobernadores y alcaldes autoritarios les dio por decretar la ley seca y el toque de queda en sus territorios, independientemente de si el virus está en todas partes o no. Es especial el terror que infunde el gobernado de Santander, el hijo del paramilitar Aguilar. Quiere encerrar a todo el departamento, no importa que en la mayoría de los municipios no han ocurrido casos de coronavirus. Es el autoritarismo tipo fascista paramilitar.

   Además, estas medidas se acompañan de declaraciones que producen un pánico exagerado. Todo, por, supuestamente defender la vida, que es la excusa para decretar todo tipo de normas en esta sociedad colombiana que la han vuelto un panóptico, una sociedad vigilada, controlada, normalizada, disciplinada, arrodillada, donde todos quieren controlar los cuerpos y el tiempo de su rebaño.

    Y todos felices, incluyendo los políticos de todas las tendencias, chantajeados por el poder, por la idea que se están salvando vidas. Y que la forma de hacerlo es encerrar a todos, que Colombia sea una prisión, es decir, un panóptico.

   Veamos dos medidas que ahora se aplican en este país de la violencia, del narco paramilitarismo, que se no se da en los países civilizados: el toque de queda y la ley seca En otras partes, la población y los partidos políticos progresistas se oponen ¿Sirven estas medidas para combatir la pandemia? Esta es la pregunta relevante.

   La ley seca se supone que es para evitar fiestas y embriaguez los fines de semana. Es una medida ineficaz por dos razones. La primera, la genta, al enterarse de esta medida, se prepara antes para disponer de bebidas alcohólicas y puede tomarlas en sus propios hogares, y llamar a amigos o familiares para festejar. En segundo lugar, se presta para que se venda licor adulterado, lo que puede ser peligroso. En tercer lugar, si la idea es evitar estas fiestas, ¿qué pasa en los días entre semana? O sea, para ser efectiva habría que tener ley seca por semanas, o por meses.

     Similarmente con los toques de queda. Normalmente, es una ínfima minoría la que sale por las noches en cualquier municipio. ¿Qué quiere evitarse con esta medida? ¿Aglomeraciones? Por las noches la posibilidad de contagios es baja, pocas personas circulan. Durante el día puede tener alguna influencia, pero está por probarse empíricamente su beneficio. Es una medida ineficaz para combatir el virus. Y si lo fuera, dos días son insuficientes, habría que decretarla por semanas. ¿Y después de que se suspenda? Volverían supuestamente los contactos.

   Por otra parte, qué sentido tienen estas medidas para municipios en que no se ha presentado un solo caso de coronavirus, o que, si se presentaron, ya no han dado casos últimamente. Esto es verdaderamente absurdo, es un deseo de encerrar porque sí, para mostrar el poder panóptico.

   Lo mejor es el autocuidado estricto, el uso obligatorio de la mascarilla, el lavado frecuente, los testeos por miles de miles, el seguimiento a los infectados y sus contactos, el control de plazas de mercados, ancianatos, cárceles, cuarteles y de focos específicos de brotes, nada de ceremonias y oficios religiosos, protocolos estrictos para la movilidad por buses y no restringir las zonas sin coronavirus, qué es absurdo. Igualmente, el suministro gratuito de mascarillas,de  gel anti bacterial, de alcohol, involucrar a la ciudadanía en la vigilancia y la educación sobre el virus.

   Estas son medidas médicas, pero se requiere, y es super fundamental, un ingreso adecuado para las personas víctimas de la crisis, para que no se vean obligados a salir y amontonarse como vendedores ambulantes para adquirir el sustento diario. Si esto no se hace, el problema se dilatará en el tiempo y nunca se llegará al quiebre, que está muy demorado en varias regiones de Colombia. Es urgente, un ingreso para los colombianos de los estratos 1 y hasta cuatro de, por lo menos, 500 000 pesos por un período corto mientras se supera la crisis. Se ha perdido tiempo precioso, e infortunadamente este gobierno super reaccionario, no lo hará, por su ideología atrasada, antisocial, que solamente piensa en los gremios y en su gran aliado y apoyo, el grupo financiero de Sarmiento Angulo.

  En Bogotá, se ha decretado el encerramiento por localidades, sin centrarse en los barrios donde se han producido contagios, simplemente se aíslan zonas enteras, con la imposibilidad de hacer un control estricto y eficiente. Bueno, pues los vendedores ambulantes se trasladan a otros sitios donde no se ha dado el encierro por el poder local. Así, la zona de Unicentro se llenó de vendedores ambulantes. Es lo que en el sector eléctrico se llama traslado del pico. En este sector, una medida para bajar el pico de demanda de energía eléctrica consiste en cobrar por horas, y más en las de máxima demanda. Pero puede darse que el pico se traslade. Entonces, me imagino que la solución de los poderes locales será extender la prisión para toda Bogotá.

   Sorprende el atraso en las pruebas, que se demoran, en buena parte de los casos, de diez a quince días, y parece que hay muchos falsos positivos. Y que después de seis meses todavía el sistema de salud no está listo. Esto me parece tan grave, que los que estamos dedicados a hacer proyecciones del coronavirus, estamos perdidos. Así, los datos de hoy corresponden a lo que ocurrió hace más de una semana. Es decir, mis proyecciones y las de todo el mundo no sirven para nada, estamos proyectando sobre datos con antigüedad, y proyectando el pasado, es decir, lo que ya pasó. Definitivamente, en este país narco paramilitar, todo es diferente al resto del mundo.

     Así, llevamos cuatro meses desde que se inició el encierro nacional, y todavía no se da el quiebre. En el resto del mundo, sin excepción, entre dos y tres meses se da el quiebre. Así, el Latinoamérica, ya en Chile, Ecuador y Perú comenzaron a disminuir los casos nuevos, o sea, se dio el quiebre. En México está para darse, en Rusia, ya se inició, prácticamente en toda Europa.  Colombia, hasta ayer 15 de julio, era el sexto país del mundo con más casos diarios nuevos, después de Estados Unidos, Brasil, India, Sur África y Rusia, países con poblaciones de más de  tres a treinta veces la de Colombia.

   Cómo es posible que hasta ahora se acuerdan de la insuficiencia de gente preparada para operar los ventiladores. Que todavía se deben meses de sueldos al personal de salud. Que todavía operan con órdenes de prestación de servicios. Que están mal pagados. Qué todavía hay hospitales en mal estado y regiones abandonadas a su suerte, como Chocó, Putumayo, Guanía, Vichada, Guaviare y otras. Que todavía falta equipo de seguridad para el personal de salud.

   Esta pandemia nos ha mostrado el deterioro inmenso del sector salud en Colombia, y de cómo la política de privatización ha perjudicado a millones de colombianos, de cómo la falta de inversión en el sector y la corrupción destruyeron el sistema de salud pública.

   En mi opinión, el toque de queda y la ley seca, son medidas populistas para engatusar a la gente. Hay acciones más efectivas como las que he mencionado, de dar un tratamiento global que incluya medidas de tipo médico, restricciones sustentadas científicamente, apoyo económico y educación ciudadana.

   Como vamos, se van a cumplir los deseos del poder nacional, de que esta pandemia se alargue indefinidamente, para beneficio de su autoritarismo y evitar que la gente comience a manifestarse y, ellos, poder gobernar a sus anchas, sin oposición de ninguna clase. Y en esto, estoy de acuerdo, hay que hacer desobediencia civil, es nuestro derecho como ciudadanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here