Parlamentario de Elkarrekin Podemos-Izquierda Unida y Secretario General del PCE-EPK

El expresidente del gobierno español Felipe González. EFE/José Jácome

Estos días se ha suscitado cierta polémica por las declaraciones de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados ante una solicitud de comisión de investigación sobre la implicación de Felipe González en los GAL. Petición provocada en última instancia por la publicación en el periódico ultraderechista La Razón, de varias informaciones sobre la desclasificación de un informe de la CIA que, como hemos podido saber, no era tan reciente.

La polémica puede ser lógica al sembrar la duda sobre el sentido del voto de un grupo parlamentario cuyos integrantes (estoy hablando del PCE e IU, pero con ellos Podemos)  llevan décadas trabajando para que se esclarezca y se juzgue todo lo relacionado con el terrorismo de Estado, que hundiendo sus raíces en el régimen franquista, cobró una especial dimensión en los GAL durante los gobiernos de Felipe González.

Quienes nos han pedido explicaciones por las declaraciones del Grupo Confederal de Unidas Podemos desde el conocimiento de la posición y trayectoria histórica del PCE y de IU sobre este asunto, lo han hecho en mi opinión conscientes de la compleja situación que vive nuestro país y de la operación en marcha por parte de los poderes económicos para sacar a UP del Gobierno de España. Puesto que quién conoce nuestra trayectoria al respecto del asunto, difícilmente podrá dudar de nuestro compromiso y de nuestro trabajo para la verdad, la justicia y la reparación respecto del terrorismo de Estado y en concreto de los GAL. Quienes nos han pedido explicaciones sin conocer nuestra trayectoria, deberían conocerla antes de pedir ninguna explicación.

No hay espacio en un artículo para tirar de hemeroteca, pero el PCE y, con él, IU han sido de las organizaciones políticas que más han trabajado para buscar la verdad y la justicia a este respecto, y desde el minuto cero. Santiago Carrillo (fíjense si ha llovido) pidiendo en 1984 en el Congreso que la Fiscalía actuase para investigar las conexiones del GAL con los poderes del Estado solo unos pocos meses después del nacimiento de esta estructura terrorista.  Solicitud del PCE en el Congreso para la investigación sobre la relación entre los GAL, la policía y los aparatos del Estado en el año 1985, solicitud de investigación al Gobierno sobre el asesinato de Santiago Brouard, el trabajo exhaustivo del diputado comunista Antonio Romero en la comisión de Interior en los años ochenta…

Y desde luego la posición clara y nítida de Julio Anguita ante Felipe González también en este asunto: queda en la retina la imagen de Anguita mirando a los ojos a González para decirle  «Yo he dicho ya y lo sostengo ahora, que usted es, por acción u omisión, el responsable de los GAL. Lo que se debate es la responsabilidad del presidente y del Ejecutivo…Dígame usted, ¿está dispuesto a crear una comisión de investigación sobre los GAL? Conteste sí o no». Como el trabajo para exigir a Jose María Aznar que desclasificase toda la información existente en torno a este asunto, tal y como había prometido en campaña el dirigente del PP en su carrera hacia la Moncloa. Todo ello a través de numerosas iniciativas políticas durante décadas.

Siendo coherentes con nuestra trayectoria durante décadas, el grupo Confederal UP votará en los próximos días a favor de la creación de esa comisión presentada por varios grupos parlamentarios . Alguno de ellos, por cierto, se opuso a la creación de una comisión de esta índole cuando era sustento desde Catalunya de gobiernos del mismísimo Felipe González. Conviene tener memoria.

Dicho esto, ha existido un cierto exceso por parte de quienes han arremetido contra Unidas Podemos estos días poco menos que acusándonos de connivencia con el terrorismo de Estado. Ciertamente han sido los menos dentro de quienes nos han criticado o pedido explicaciones, y entiendo que lo han hecho o bien por auténtico desconocimiento de la historia de la lucha contra esta lacra, o bien por simples intereses electoralistas, para desgastar la coalición Podemos-Izquierda Unida.

La publicación de esta información en La Razón hace unos días no es casual y tiene más que ver con utilizar un asunto para ahondar en la estrategia que lleve a la ruptura del Gobierno de coalición en Madrid que con otra cosa. El régimen conoce perfectamente que la posición y la trayectoria del PCE, IU y Podemos sobre este asunto puede ser utilizada para agrietar las relaciones PSOE-UP. Así el señor Casado, líder del PP en constante competición con VOX para ver quién dice la mayor burrada sobre el Gobierno «ultra comunista bolivariano» salió rápidamente en el Congreso a tender la mano a Pedro Sanchez para que este se deshiciera de una Unidas Podemos «dispuesta a humillarle» apoyando una comisión de investigación sobre Felipe González.

Nada es casual, el objetivo de los poderes fácticos es acabar con la presencia de UP en el Gobierno y obligar al PSOE a virar hacia el entendimiento con el PP y las políticas que ello conlleva. Pero la coherencia es un deber moral y todo nuestro esfuerzo para evitar la vuelta de la derecha al gobierno va a ser compatible con nuestra trayectoria intachable en el asunto del terrorismo de Estado.

Público

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here