Diego Otero Prada

Introducción

Con este documento hago un nuevo análisis de la economía colombiana en 2020, con base en la investigación que publique el 24 de abril. Hago algunos ajustes y correcciones a ese primer análisis, pero las conclusiones no cambian. Vamos a tener una gran caída de PIB en 2020, que puede ser la mayor en un siglo, lo que es una verdadera tragedia

El pensamiento neoliberal sigue en Colombia

En Colombia, sigue predominando la ortodoxia. Aquí, nuestros intelectuales del sistema no han aprendido nada. No se habla del desastre del modelo neoliberal, de la destrucción del tejido social con las políticas de entregar todo al manejo del sector privado, motivado por el ansia infinita de ganancia.  El desplome de la salud pública, de una educación privatizada, de calidad muy regular en general. Del desastre de la idea de que el estado no puede intervenir para implementar políticas de bienestar, cuando si hay soluciones diferentes a las del individualismo extremo. Porque el estado si ha estado interviniendo, pero para beneficio exclusivo de los gremios. Estamos en presencia de un estado corporativista, en que el gobierno constantemente está gobernando con los gremios privados. No atiende a los sectores sociales, a los sindicatos, a las organizaciones campesinas, de indígenas, de estudiantes, de minorías, de pensionados, de empleados.

  Y, en esta época de crisis, los causantes del manejo económico de los últimos treinta años, son los que ahora hablan de soluciones a lo que ellos hicieron. Son los llamados a entrevistas, conferencias, foros y los que escriben en los periódicos del sistema. Aparecen orondos como si no hubieran tenido responsabilidad en lo que ha mostrado esta crisis del Covid 9. Ahora son los que dan respuestas, proponen soluciones, pero siempre, muy inteligentemente, muy dentro de su marco neoliberal, sin mencionarlo. Son ahora los profetas de las soluciones.  

La economía en 2020 puede tener su mayor caída en un siglo

He hecho un ejercicio preliminar para determinar cual va a ser la situación de la economía en Colombia para 2020, un ejercicio difícil, por la incertidumbre que existe sobre las variables económicas. Colombia está sufriendo dos choques. Primero, un ambiente internacional de recesión que afecta las exportaciones colombianas dependientes de materias primas. El segundo choque, variable clave, está en lo que se refiere al manejo del confinamiento. Cuanto va a durar, cómo se van a reactivar las actividades productivas, que medidas se toman para ayudar a los sectores medios, a las pequeñas empresas, porque este gobierno es de los que menos ha ayudado en el mundo. Su principal objetivo parece ser el de mejorar la imagen presidencial, que será algo de corto plazo, porque cuando el país se abra la gente podrá comenzar a hablar y protestar. Por eso, a este gobierno le conviene mantener maniatada a la opinión pública, y para esto, cuenta con el apoyo de los medios de comunicación y con los gremios a los que tanto les ha regalado plata.

     Prevemos que la economía colombiana puede caer entre un mínimo de 2,0% a un máximo de 7,0% o más, dependiendo de cómo el gobierno maneje la economía. En realidad, lo más probable es una caída de más de 4,0%, que, de ocurrir, sería la tasa de crecimiento más baja desde que se conocen las cuentas nacionales desde 1926, un verdadero desastre.

   Nuestros neoliberales internos y externos, ahora verdaderos profetas, comentan que no hay que preocuparse, que en 2021 la economía colombiana tendrá un salto grande hacia tasas de crecimiento superiores a 3,0%. Qué ingenuos o despistados. Si hoy es difícil predecir lo que va a suceder en 2020, mucho menos en un ambiente tan incierto y complejo, pronosticar lo que puede ocurrir en 2021. Señores neoliberales, el mundo cambió, ¿no se han dado cuenta?

 Bases metodológicas para estimar el crecimiento de 2020

   Los modelos macroeconómicos no son hoy útiles para predecir. Son modelos anuales, que suponen que el comportamiento del pasado se replica en el presente y en el futuro. Se requerirían modelos mensuales, ya que la dinámica actual es mensual. Todo cambia y nada se puede predecir. Hay un choque externo, el conoravirus, que no entraba en las cuentas de nadie. Y cada mes es diferente. Antes del coronavirus teníamos un determinado comportamiento. Después otro diferente. Un mes de acuartelamiento, o de semi acuartelamiento, o parcial, son hechos que afectan de manera distinta a la economía. 

  Metodológicamente, analizo la economía colombiana para 2020 en la siguiente forma:

Alternativa base.

En esta alternativa se supone un confinamiento del 16 de marzo al 30 de abril, y que en mayo se abre la economía. Es un escenario que ya no se está dando porque en mayo sigue cerrada buena parte de la economía. Es como un límite inferior para imaginarse otros escenarios realistas. En efecto, el confinamiento sigue en mayo y, seguramente en parte de junio y julio. Pero, lo importante es que la metodología de este escenario nos sirve para simular otros y nos deja ya definido el período enero a abril de 2020.

Los pasos seguidos para el cálculo del PIB son los siguientes:

  1. Estimación del PIB del 1 de enero al 16 de marzo en que comenzó el racionamiento, es el período previo a la crisis, digamos la época normal
  2. De 16 de marzo a 31 de marzo, comienzo del racionamiento
  3. Cálculo del primer trimestre del PIB
  4. Mes de confinamiento de abril
  5. PIB de mayo a diciembre
  6. Cálculo del PIB para 2020

     Clave en el ejercicio es determinar que cuesta a la economía un mes de confinamiento, porque con este cálculo se determina el escenario base y se hacen simulaciones de mayo a diciembre, con supuestos de meses equivalentes de confinamiento.

 Para el interesado, ¿la metodología detallada y los cálculos se encuentran en el documento ”¿Qué se espera de la economía colombiana en la época del coranavirus?”, disponible en la página web de la Academia de Ciencias Económicas-ACCE

  Para el cálculo parto del gasto más que de la oferta, es decir, de la ecuación fundamental macroeconómica que dice que el PIB es igual al consumo privado (Cp), más consumo del gobierno (Cg), más inversión (I), más exportaciones (X) menos importaciones (M). El cálculo por la oferta, o sea, por los sectores, es más complicado y requeriría mucha información de encuestas de lo que puede ocurrir en cada sector.

   Matemáticamente:

   PIB = Cp+ Cg+ I+ X-M

Cálculo de un mes de confinamiento

Para el año 2019, el gasto de los hogares explicó el 69,81% del PIB, el del gobierno el 15,92%, la inversión el 22,40%, las exportaciones el 15,20% y las importaciones un 23,32% negativo del PIB.  Es decir, desde el punto de vista del gasto, el consumo privado es fundamental. Una buena previsión de este componente nos da una idea muy potente de cómo va a evolucionar el PIB.

  Precisamente, en esta crisis, el consumo de los hogares está totalmente afectado, o sea, hay una caída en la demanda que viene perjudicando a la economía desde el 16 de marzo.

   La composición del gasto de los hogares se presenta en el cuadro 1. Con base en esta información podemos determinar qué tanto se ha contraído el consumo en el mes de confinamiento de abril, que nos servirá para hacer simulaciones. Este gasto explicaba el 69,81% del PIB en 2019, de ahí que tenemos un buen estimativo de que lo que puede pasar al PIB si hacemos un buen cálculo de este componente del gasto.

   Se parte del supuesto, analizando las partidas del gasto del cuadro 1, que por lo menos un 60,0% de gasto se congeló en abril, una caída monstruosa, que equivale a una reducción del PIB anual de cerca de 42%%.

Cuadro 1 Composición de gasto del consumo privado

Rubro %
Alimentos y bebidas no alcohólicas 16,85
Bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes 3,30
Prendas de vestir y calzado 6,75
Servicios públicos y alojamiento 15,83
Muebles, artículos para el hogar y para la conservación del hogar 4,16
Transporte y comunicaciones 12,79
Restaurantes y hoteles 11,76
Recreación y cultura 5,61
Salud 9,02
Educación 4,10
Bienes y servicios diversos 10,36
Compras en el exterior 1,97
Compras por no residentes 1,40
Total 100,0

Fuente: DANE

  En formación bruta de capital fijo, que explica el 22,40% del PIB, 13,10% es vivienda, otras edificaciones y estructuras; 8,4% maquinaria y equipos y sistemas de armamento: y el resto otros. Durante el aislamiento del 16 de marzo al 30 de abril casi el 100,0% del sector de la construcción estuvo parado y buena parte de las compras de equipos y maquinaria no se dieron, lo que calculamos que por estas razones hubo un 14,5% de pérdida del PIB.

   En cuanto a las exportaciones, para 2019, las de petróleo y derivados, carbón y ferroníquel, oro y minerales precioso el 64%, de un total de 41 904 millones de dólares. Con precios promedios del barril de petróleo entre $US 30 y$ US40 el barril, las exportaciones minero energéticas tendrán una caída significativa en 2020 entre $US8064 y $US13 031 millones de dólar, equivalentes a 19,24% y 31,2% del valor total de las exportaciones en 2019.

  Pero también habrá disminuciones en ingresos por turismo y remesas de los colombianos en el extranjero y en otros bienes como flores y bananos.

      Las importaciones en 2019 totalizaron 52 703 millones de dólares en 2019, de las cuales 23,8% en bienes de consumo no duradero (productos agrícolas) y duradero; 44,9% en materias primas e intermedios y 31,3% en bienes de capital y materiales de construcción. Estamos importando alimentos por 4US6808 millones, lo cual es un crimen.

  Las materias primas e intermedias no se pueden dejar de importar porque se paralizan las actividades productivas; alimentos tampoco porque no se pueden sustituir fácilmente en el corto plazo. Queda, entonces, restringir compra de maquinaria y equipos. Claramente el nivel de las importaciones no se puede mantener por como entran negativamente en la ecuación del gasto, el PIB se iría más para abajo y la balanza en cuenta corriente se dispararía.

   El consumo del gobierno no puede disminuir, sino, al contrario, debe subir para impedir una caída estruendosa en el crecimiento económico. Aquí no importa hoy el déficit fiscal, ni ninguna regla fiscal, que es una limitante importante para la intervención del estado, política propia de los neoliberales para que el estado no pueda actuar en la economía, y vean los resultados.

Crecimiento de enero a 18 marzo y a marzo 31 de 2020

Antes de la aparición del Covid 19 en Colombia, había varios estimativos sobre la tasa de crecimiento del PIB desde el optimista del gobierno de 3,5% hasta otras que planteaban un crecimiento del 3,0%. Ya a partir del 19 de marzo, con el aislamiento en Bogotá y otras ciudades la actividad productiva se paró. El consumo de electricidad muestra para los últimos días de marzo una caída para la industria de 26,0% y para el sector minero de 12,0%, y para todo tipo de consumo de 13,0%.

   Ya antes, con el modelo macroeconómico que construimos en 2017 con Juan Gustavo Villamarín, preveíamos un crecimiento anual de 3,1%.

   Con base en estas informaciones, proyectamos un crecimiento para el período enero a marzo de 3,1%, aplicado solamente para el período del 1 de enero al 18 de marzo, porque el 19 de marzo prácticamente comenzó el aislamiento en la mayor parte de Colombia. Para los 13 días restantes se aplica la metodología de un mes de confinamiento.

Con estas consideraciones el crecimiento del PIB en el primer trimestre es de 1,4%

Cálculo del PIB de  un mes de aislamiento, abril de 2020

En el cuadro 1 se presenta el cálculo para abril del PIB con los supuestos que se han discutido. Se hace la comparación con el de abril de 2019. El resultado es un PIB mensual de abril de 1388,2 miles de millones de pesos constantes de 2005 en comparación con 2313 miles de millones de pesos de abril de 2019, lo que equivale a una caída de 41,5% del PIB.

Cuadro 1 Cálculo del PIB del mes de confinamiento de abril de 2020

Miles de millones de pesos

Gasto Valor Caída con respecto a abril 2019 %
Consumo privado 1066,9 53
Consumo del gobierno 483 0
Formación bruta de capital 561 19,8
Exportaciones 272 20
Importaciones 1008,7 30
Total PIB 1388,2 41,5%

En el cuadro 2 se presenta la estimación del PIB de mayo a diciembre de 2020, que da un crecimiento de 1,5%, movido por el gasto del gobierno y menor desbalance del sector externo.

Cuadro 2 PIB de mayo a diciembre de 2020

Millones de millos de pesos

Gasto PIB mayo-diciembre 2020 PIB mayo-diciembre 2019 % Caída $%
Consumo privado 17249 18157 95,0 -5,0
Consumo del gobierno 4510 3866 116,7 +10,0
Inversión 4258 5353 79,5 -29,5
Exportaciones 2173 2716 80,0 -20,0
Importaciones 9004 11526 78,1 -21,9
PIB 19186 18904 97,8 1,5

Cálculo final del PIB 2020

En el cuadro 3 se presenta la proyección para el año 2020, alternativa que no se va a dar porque el confinamiento sigue en mayo y, seguramente parte de junio y julio, aunque con más sectores entrando a la actividad.  El resultado es una caída del PIB en 2,01%.

Cuadro 3 Cálculo del PIB para 2020

Miles de millones de pesos

Gasto En-marzo Abril May-dic Total 2020 Total 2019 Crecimiento 2020
Consumo privado   1066,9 17249      
Consumo del gobierno   483 4510      
FBCJ   569 4258      
Exportaciones   272 2173      
Importaciones   1008,7 9004      
PIB 7192 1388,2 19186 27766,2 28358 -2,01

Escenarios alternativos

Los escenarios alternativos pueden ser varios, dependiendo que tanto tiempo se mantiene la cuarentena.  No hay cuarentena total, sino parcial, pero falta mucho por abrir, especialmente el comercio minorista, restaurantes, hoteles, transporte. Entonces, hablo de meses equivalentes a un mes tipo abril, que pueden ser uno dos.

    El efecto de un mes de confinamiento es brutal sobre la economía porque el consumo privado se estanca, aumenta el desempleo, y se produce una cadena en cascada de interrelaciones.

    Con un mes adicional equivalente de confinamiento, el PIB podría caer a 10,0%. El ejercicio es muy simple, es como decir que mayo es igual a abril y que de junio a diciembre sigue como se muestra en el cuadro 3, para un mes menos.

   ¿Cuál va a ser la realidad?  Todo depende del papel del gobierno central en el gasto de consumo e inversión. La ecuación macroeconómica es muy clara, entre gasto de consumo y de inversión del gobierno en el pasado se ha llegado a cerca de 20,0% del PIB.

   La caída va a ser superior a 2,1%, porque el aislamiento no se ha levantado totalmente, y en el país predomina, por todos esos pronósticos apocalípticos difundidos por los gobiernos central y local, por el temor que se ha sembrado, una actitud de bloqueo, de restricciones, de represión, de control, del Gran Hermano, que, además les conviene por razones políticas para evitar las protestas ciudadanas que siguen latentes.

    Entonces, parece que vamos a estar más cerca del 5,0% o aún de 8,0% en crecimiento negativo. Qué se dará en realidad, va a depender del papel del gobierno en estimular la demanda agregada, dando ingresos a los hogares, promoviendo todo tipo de empresas, no a los bancos, este no es un sector productivo, sino un sector parasitario.

    El otro efecto negativo es el desempleo, que va aumentar. En marzo, cuando solamente una quincena estuvo parado el país, el desempleo aumentó a 12,6%, pero, en realidad fue mucho más alto, porque hubo un millón y medio de personas que salieron del mercado laboral que  se contabilizan como inactivos.

  Con una caía del PIB de 5,0%, el desempleo puede subir a entre 18,0% y 20,0%. Se puede evitar con políticas de intervención del gobierno para compensar el déficit en la demanda del sector privado, pero para eso se requieren otros tipos de agentes económicos, no la gente que hoy manejan el Ministerio de Hacienda, Planeación Nacional, Banco de la República, ministerios de Comercio Exterior y de Trabajo, donde hay toda una élite toda una elite ortodoxa, que hay que cambiar.

Propuestas para el manejo de la economía

El empleo ya está sufriendo. De por sí ya venía aumentando el desempleo a dos dígitos antes de la crisis del Covid 19. Fácilmente puede estar ya en 16,0%. Hay un cálculo muy sencillo. Para que aumente el empleo o disminuyan los subempleados, la tasa de crecimiento del PIB debe ser superior a la suma del crecimiento demográfico y la productividad. Esta suma es hoy 2,0%. Por lo tanto, con tasas de crecimiento negativas o menores a 2,0%, el desempleo aumenta. Por el mes de aislamiento de abril, el desempleo debe haber aumentado en proporciones muy altas, fácilmente a cifras superiores a un incremento de más de 6,0%, para situarse alrededor de 18,0%.

      Hay que crecer, por supuesto, para superar el desempleo, lo cual es posible a medida que se levanten las restricciones por el confinamiento. Pero también, hay políticas que implementar que favorezcan el empleo. Menciono las siguientes:

  1. Un plan enorme de inversiones en caminos rurales, de alta intensidad en empleo. Las grandes vías son intensivas en capital.
  2. Tapar huecos en las grandes ciudades, arreglar vías, pavimentar
  3. Inversión en vivienda popular
  4. Intervenir el sector salud con infraestructura, empleos de nuevos médicos, bacteriólogos, enfermeras, tecnólogos de diferente tipo, fomentar la investigación médica, establecer laboratorios de todo tipo.
  5. Lanzarse al campo, fomentar sustitución de productos que se importan, invertir en investigación y apoyo técnico al c ampo
  6. Apoyo urgente a las mini pymes y pymes para vuelvan a funcionar
  7. Establecer un ingreso mínimo a cargo del estado
  8. Controlar precios de los servicios públicos, prohibir su incremento y que el estado subsidie mientras pasa la crisis económica
  9. Apoyo masivo a la salud pública, con inversiones en hospitales municipales, dotándolos de quipos, ampliación de camas, de UCI y contratación de médicos, enfermeras, laboratorios, para llevar la salud a todos los rincones del país
  10. Ampliar la cobertura de la educación pública para atender a  los miles de miles de colombianos que no pueden acceder

la educación

  1. Implementar urgentemente un plan industrial para sustituir importaciones y producir en el país todos los elementos que requiere el sector salud, como tapabocas, equipos respiratorios, material de protección para médicos y enfermeras, producción de medicamentos, insumos, con ayuda del gobierno i a las empresas para llevarlo a cabo
  2. Implementar un plan de sustitución de productos agrícolas para disminuir las importaciones y reactivar la agricultura
  3. A medida que se abra la economía hay que promover el sector turístico, con muy buena infraestructura y servicios de calidad, clave en regiones como la Costa Atlántica, Bogotá, el Eje Cafetero, provincias como los Comuneros y Guanentá en Santander, para mencionar algunas.
  4. Llegar a la paz con el ELN para liberar recursos del gasto militar  
  5. Dejar de intervenir en Venezuela, allí tenemos un mercado de 10 000 millones de dólares en exportaciones.

El dilema salud vs economía

No estoy de acuerdo en esta dicotomía. Ambos están relacionados. Ahora, los amigos del acuartelamiento, del panóptico, prestan toda la atención al coronavirus como si esta fuera la única enfermedad que sufrimos los mortales. Hay muertes por dengue, por influenza, por gripa, por diabetes, por hipertensión, por sarampión, por pulmonías, por paludismo, por tuberculosis, por enfermedades cardiovasculares y gastrointestinales, por cáncer, por Alzheimer, por Parkinson, en fin, por muchas enfermedades, que se están descuidando porque los cuidados de estas patologías se están dilatando en el tiempo, a pesar que los hospitales andan medio vacíos. Todo se concentra en el Covid 19 en Colombia, ya no hay consultas privadas, dizque todo por virtualidad como si esto fuera lo más adecuado, cuando la interrelación paciente medico es fundamental.

    Por supuesto, sí a la vida, porque lo fundamental es la vida, la economía es para producir bienestar, pero sin ingresos no existe bienestar. Sin ingresos hay alimentación deficiente que lleva a  desnutrición y a enfermedades, hay depresión, ansiedad, violencia, suicidios, pobreza, hambre y muerte. Si se quiere que los hogares se conviertan en una cárcel, el estado debe financiar a todos los colombianos para que tengan un ingreso con qué vivir.  

    Se ha creado un pánico exagerado sobre el Covid 19 que ha producido miedo y terror en los ciudadanos. Estas son las ocasiones perfectas para que los autoritarios impongan restricciones, siempre dizque en favor de la vida, y los ciudadanos las acepten. El poder domina a la perfección a los ciudadanos cuando se les introduce el miedo. Es el clima perfecto para los fascismos de diversa variedad. Y en esto no hay diferencia entre dirigentes de derecha, centro, independientes y de supuestos centro-izquierdistas.

   Estos son los momentos en que más se requiere democracia, que hoy no existe. Las decisiones las toman círculos minoritarios de elegidos donde no hay representación de los ciudadanos, que se convierten en los dictadores de turno que sugieren todo tipo de medidas, siempre restrictivas, represivas, perfectas para el autoritarismo latente que se despertado y se ha puesto en movimiento, como está ocurriendo en Colombia y en muchas partes del mundo. El miedo lleva a aceptar decisiones absurdas como toques de queda diarios o fines de semana (en Santander, por ejemplo); limitar la salida de hombres y mujeres conjuntamente, salidas según la cédula un día solamente a la semana; encierros en las casas, salidas a horas absurdas, como en Bogotá de 6 am a 10 de la mañana, en una ciudad lluviosa, de frío por las mañanas, donde no hay sol, en que nadie sale; control digitalizado como en Medellín y trata de hacer el gobierno nacional  con coronaApp, entrando y controlando la vida privada; en general, limitación de derechos que el poder justifica con el argumento de salvar vidas. Estamos en manos de los Gran Hermanos, cada alcalde lo es hoy, como el Gran Hermano, el presidente Iván Duque. Es el reino del panóptico del que hablaba Foucault. Es la puesta en marcha de un gran campo de concentración. Es la preparación para el nuevo fascismo, la nueva barbarie.

   Y nadie dice nada. Los partidos desaparecieron. La oposición está silenciosa, los sindicatos no existen, las organizaciones sociales calladas. Todos aceptan las reglas del Gran Hermano. Todos tienen miedo de llevar la contraria, por temor de ser crucificados.

   Y todos esos elegidos, no tienen problemas, tienen muy buenos ingresos, tienen carros blindados, salen sin problemas, dan órdenes, gritan, patalean, critican furiosamente a quienes los contradicen. Siempre utilizan dizque a la ciencia para sus declaraciones y decisiones arbitrarias y sin rigor científico.     Parece que estamos dominados por los epidemiólogos. Ellos son los grandes científicos, los grandes expertos en predicciones, nuestra vida está en manos de ellos.