Credito: web

05 de Febrero – Los demócratas apostaron a dos visiones contrastantes de un cambio.

Luego de una demora de todo un día, los resultados parciales de los caucuses del estado dan la delantera a Pete Buttigieg, con una leve ventaja sobre Bernie Sanders.

En muchos sentidos, Buttigieg, de 38 años, y Sanders, de 78, no podían ser más diferentes. Son el aspirante más joven a la nominación presidencial demócrata y el de mayor edad. Buttigieg se ofrece como una alternativa moderada, proponiendo mejoras escalonadas a los programas de salud y educación, en tanto que Sanders, quien se describe como un socialista democrático, plantea profundas reformas.

Los dos se presentan como antídotos a las fuerzas del establishment de Washington que son hoy mal vistas por buena parte del electorado de ambos partidos. Sus buenos resultados podrían ser un indicio de que los demócratas desean visiones nuevas, igual que los republicanos hace cuatro años, cuando desbarataron todos los pronósticos nominando a Donald Trump, una estrella de la reality TV sin experiencia como político.

“La gente sigue queriendo un cambio”, dijo Karen Finney, quien asesoró a la campaña presidencial de Hillary Clinton en el 2016. “Las elecciones son siempre sobre el futuro”.

El partido Demócrata dio resultados computados el 71% de los votos tras una demora causada por problemas técnicos que paralizaron el conteo. La Associated Press todavía no declaró un ganador.

Tanto Buttigieg como Sanders generan dudas acerca de sus posibilidades de ganar las elecciones presidenciales. Los rivales de Buttigieg en las primarias destacan su inexperiencia, dado que su principal antecedente es haber sido alcalde de una ciudad de apenas 100.000 habitantes. Los moderados temen que Sanders espante a los independientes y a los republicanos de centro cuyo voto necesitan los demócratas.

Los primeros resultados y una encuesta de la AP, no obstante, dan una idea de por qué Sanders y Buttigieg les sacaron ventaja a sus rivales, incluso al que se supone es el favorito, Joe Biden.

Entre los partidarios de Sanders, el 88% dijo que su prioridad era votar por un candidato que vaya a cambiar el sistema político, no por alguien que vuelva al status quo que había antes de Trump. Solo el 70% de los partidarios de Buttigieg opinaron lo mismo.

“El que un joven alcalde gay de una ciudad pequeña del centro del país y un casi octogenario que se describe como socialista parezcan estar encabezando el conteo de la primera consulta debería hacer que los demócratas se replanteen sus pronósticos acerca del rumbo que tomará el proceso”, afirmó Jennifer Psaki, quien fuera asesora de la campaña de Barack Obama y luego funcionaria de la Casa Blanca.

Buttigieg reiteró su llamado a un cambio el martes en New Hampshire, donde tendrá lugar la próxima consulta. Dijo que los demócratas deben seleccionar un candidato que “dé vuelta la página” y le abra camino a una nueva generación.

“Necesitamos un político que piense en el futuro, listo para hacer a un lado las políticas del pasado”, afirmó en un acto en Concord, New Hampshire, el martes por la noche.

De ser elegido, Buttigieg sería el presidente más joven en la historia del país y el primer comandante en jefe de las fuerzas armadas abiertamente gay. Sanders sería el presidente de mayor edad.

Sanders lleva tres décadas en Washington, primero como representante y después como senador. Pero ha sido siempre una figura más bien independiente, que se mueve en los contornos del Partido Demócrata y que en el 2016 estremeció el panorama político al dar dura batalla a Clinton por la nominación.

Sanders se presentó también en New Hampshire el martes y exhortó al electorado a que lo ayude a terminar el trabajo que empezó hace cuatro años.

“Hagamos la revolución política que necesita este país”, dijo Sanders.

Elizabeth Warren, que también propone cambios radicales y comparte muchos puntos de vista con Sanders, estaba tercera en Iowa y se espera que dé batalla en New Hampshire.

Sigue habiendo muchos candidatos entre los demócratas y todavía resta por verse que impacto tiene el multimillonario Michael Bloomberg, quien está ignorando las primeras escaramuzas y apostándolo todo a las consultas del Súper Martes de marzo, la jornada que repartirá más delegados a la convención nacional de la que saldrá el nominado.

El 45% de los partidarios de Sanders se describieron como “muy liberales” y un 26% como “bastante liberales”, según VoteCast. Casi dos tercios de los partidarios de Buttigieg dijeron ser moderados.

Buttigieg tiene algunas propuestas novedosas, como eliminar el Colegio Electoral y agregar más bancas a la Corte Suprema.

Al hablarle a sus partidarios el lunes por la noche, Buttigieg repitió una frase pronunciada por Obama cuando ganó los caucuses de Iowa en el 2008 y dijo que Iowa había “estremecido a la nación”.

Iowa despejó muchas dudas acerca de si Obama podía ser elegido y tanto Buttigieg como Sanders esperan que haga lo mismo con ellos.

___