El 20 de octubre, tras la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Evo Morales se proclamó ganador y tras la caída del sistema durante unas horas, se constató que Morales ganaba por diez puntos, los necesarios para evitar una segunda vuelta. La oposición, liderada por Carlos Mesa, afirmó que no reconocía los resultados, pidió un recuento, e hizo un llamamiento a sus seguidores a concentrarse. Tras numerosas manifestaciones casi diarias, Evo Morales primero hizo una convocatoria de un «diálogo abierto» a los partidos de la oposición (que rechazaron casi inmediatamente). Un día después,  convocó elecciones y denunciando, una orden de detención ilegal contra él y presión por parte del ejército y la oposición política, dimitió.

Después se produjo un golpe de Estado y Jeanine Áñez asumió el mando del país, para después convocar elecciones. Los comicios, aún sin fecha, pero que se esperan para el comienzo de 2020, son para elegir al presidente, al vicepresidente, a los diputados y senadores.