Desde abril, cientos de manifestantes han salido a las calles de manera esporádica para manifestarse contra el Gobierno de Orlando Hernández y pedir su renuncia. Las protestas comenzaron cuando trabajadores de los ministerios de Educación y Salud exigieron la derogación de los decretos que permitía privatizar estos sectores. El presidente emitió entonces un decreto mediante el cual prohibía la privatización o los despidos masivos en estos sectores.

No obstante, estas protestas se intensificaron tras el juicio por cargos de narcotráfico contra su hermano Tony Hernández, llevado a cabo en Estados Unidos. Tony se declaró inocente y decidió no declarar y se espera que su condena se conozca en enero de 2020.