Para la reflexión en el ERPAZ- Cauca
Camilo González Posso – INDEPAZ
Popayán 17 de diciembre de 2019

¿Cuáles son los escenarios posibles?

1. Colombia está en un periodo especial de nuevos conflictos y emergencia de movimientos societales transformadores. Los escenarios políticos y sociales del 2020 están enmarcados por el impacto de la gran movilización que conmocionó al país en 2019 y en especial la desencadenada desde el paro del 21N.


Es muy probable que en una dinámica de oscilaciones y expresiones desiguales esa movilización continué expresándose como una acción contra toda medida desde arriba, desde el gobierno o desde los poderes de la globalización neoliberal. Se ha dado potencia a movimientos transformadores de sociedad que seguirán activos con acciones locales, sectoriales y también con convergencias de orden nacional.

Los pilares de ese movimiento societal se han rebelado en las grandes jornadas con un papel central de los jóvenes, las mujeres, los pueblos étnicos, los sindicatos, los ambientalistas, los artistas; todos además identificados como defensores de la paz con vida digna, con justicia social. Si del acuerdo final de paz de noviembre de 2016 han nacido compromisos de sociedad en temas importancia trascendental, del Paro Nacional de 2019 esta surgiendo el nuevo acuerdo civil para una paz completa.

Estos sujetos sociales se unen en la resistencia al modelo de sociedad, de economía y de poder que ha venido imponiendo la exclusión, la desigualdad, la precariedad y la discriminación. Es una resistencia que va desde la desesperanza, al descontento, a la rebeldía y a la oposición radical al orden existente. Es una combinación de estados de ánimo y de motivos para actuar.

2. El pliego del paro nacional recoge aspiraciones centrales de todos los sectores movilizados pero al mismo tiempo se complementa con las demandas especiales de muchos otros que se concretan en reivindicaciones inmediatas y en programas transformadores de mayor alcance.

El sentido general del Pliego Nacional con sus 13 ejes es de choque con el “paquetazo” neoliberal, con las políticas de guerra, con las graves violaciones a los derechos y en particular contra la omisión y acción con daño ante los asesinatos de lideres/as y amenazas contra comunidades y organizaciones sociales.

Ese pliego incorpora la exigencia de cumplimiento integral del Acuerdo Final de Paz y la continuidad hacia una paz más completa; también la exigencia de cumplimiento de los acuerdos suscritos con comunidades desde hace varios gobiernos y las demandas de educación, salud y seguridad social, el programa en defensa del ambiente, de los derechos territoriales y ambientales.

Pero no se puede olvidar que la movilización nacional se nutre de las luchas locales, regionales y de sectores que enfrentan problemas específicos.
En esta gran movilización han sido reivindicados los temas más generales y en su momento cumbre,cuando el 21N y 22N e incluso el 4D lo que se expresó fue la indignación y el rechazo en general alas políticas antisociales de todo el sistema. El rechazo a la reforma tributaria, al holding financiero, al cambio en los procedimientos de despido a personas con alguna discapacidad, y a otros puntos similares presentados por las centrales sindicales desde la convocatoria al paro nacional en octubre de 2019, es apropiado en su letra gruesa por los sectores más organizados urbanos. Pero los millones que se han movilizado y los que han expresado simpatía y solidaridad desde la ruralidad y las barriadas pobres, asumen la convocatoria como rechazo general a políticas de empobrecimiento, explotación, desigualdad discriminación.

Las oscilaciones en la dimensión de las movilizaciones en 2020 serán el inevitable resultado de la heterogeneidad de interés y motivaciones en las grandes jornadas de noviembre y diciembre de 2019.

Y también del curso que tenga la “conversación” o negociación del Comité de Paro ampliado y el gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here