Diego Otero Prada

Como es tradicional, en diciembre se discute en cuanto se incrementa el salario mínimo. Es una discusión, en teoría, tripartita, entre el gobierno, empresarios y trabajadores, pero en verdad es entre dos, los trabajadores, por un lado, y los empresarios-gobierno por el otro lado.

la productividad laboral

La disputa se da sobre el valor del incremento en la productividad en 2019. El Dane presenta dos valores, uno negativo calculado según la teoría de la productividad total de los factores de -0,36%, y otra que da apenas un crecimiento de 0,26%.

Sobre el cálculo de la productividad según la metodología de la productividad total de los factores ya nadie acepta esta teoría. Desde los años sesenta y setenta del siglo XX cuando se dio la discusión sobre el capital quedó claro que no se puede definir una función de producción que es la base para calcular lo que se llama la productividad total de los factores. Esta una teoría económica que no tiene ningún valor en la actualidad.

Entonces, lo que se define es calcular una productividad promedio dada por la relación entre la producción y el trabajo. Aunque este es el método apropiado, tiene problemas estadísticos cuando se determina a nivel macro. Si bien el numerador es el PIB en pesos corriente, el denominador deben ser las horas trabajadas, todas reducidas a una unidad común, ya que no se pueden sumar horas de técnicos, profesionales, secretarias que tienen diferentes intensidades y calificaciones.

En esta forma, hay que conocer el PIB de los años 2018 y 2019 y el empleo correspondiente para calcular las productividades promedio del trabajo de 2018 y 2019 y así determinar el crecimiento de la productividad en 2019.

Ahora, en cuanto al PIB el dato preliminar de crecimiento para 2018 fue de 2,7% y para 2019 se espera sea de 3,1% o 3,2%. En cuanto a ocupados, parece que el promedio de ocupados para 2019 es inferior al de 2018. Si esto es así, es lógico matemáticamente que la productividad promedio laboral se incrementó en 2019 con relación a 2018 en más de 1,0%. Hay que preguntarle al Dane que muestre como calcularon la productividad laboral, cuáles fueron sus cifras, porque es la única forma de determinar si sus cálculos son correctos.

Hay otra evidencia, que se está dando un cambio tecnológico fuerte que se detecta por las encuestas de hogares que presentan tasas de desempleo altas y crecientes, cuando al tener en cuenta la tasa de crecimiento demográfica cercana a 1,0% y un PIB de 3,1% para 2019 no debería caer el empleo, a menos que se tenga un incremento en la productividad mayor a 1,0%. Es de esperar que se esté dando una sustitución de trabajo por capital en los sectores de comercio y servicios y en general en todos los sectores, para explicar esta caída en el desempleo.

Hay acuerdo en que el salario mínimo se incremente en un valor igual por lo menos a la suma de la inflación más la productividad. Sobre la inflación no hay desacuerdo porque es un dato objetivo, las diferencias se dan sobre la cifra de crecimiento de la productividad. Si el salario mínimo se aumenta bajo estos supuestos, su efecto es neutral con respecto a la inflación.

El salario mínimo no influye sobre el empleo

En estas discusiones siempre sale por parte de los empresarios y del gobierno que el salario es el determinante del empleo, lo cual no es cierto. El empleo depende de la demanda efectiva. No existen curvas de oferta y demanda de trabajo determinadas por el salario, según el cual el equilibrio estaría dado por el corte de las dos curvas, que son inexistentes.

Estimativos recientes de las consecuencias del salario mínimo sobre los trabajadores menos calificados muestran que no hay efectos negativos evidentes sobre el empleo en los Estados Unidos y otros países. Diferentes trabajos recientes no son conclusivos, ya que los resultados no son unánimes. Las elasticidades encontradas, es decir, el cambio en el empleo ante aumentos en el salario mínimo está cerca de cero y en muy pocos estudios se tienen elasticidades mayores a -0,2.

Un estudio de Schmitt (2013, p.22) que revisó múltiples trabajos empíricos sobre la influencia del salario mínimo sobre el empleo de trabajadores poco calificados concluye que “Los economistas han conducido cientos de estudios del impacto sobre el empleo de cambios en el salario mínimo. Resumir estos estudios es una tarea gigantesca, pero dos meta-estudios recientes que analizan las investigaciones realizadas al comienzo de los noventa concluyen que el salario mínimo tiene poco o ningún efecto discernible sobre los prospectos del empleo de los trabajadores de bajos salarios”.

 Velázquez (2017) realizó para la OIT una revisión empírica de la relación entre salario mínimo y empleo para los países desarrollados y muy específica para países de Latinoamérica. Sus conclusiones son las siguientes:

Para los países desarrollados, “de la revisión de los estudios existentes, es posible postular que las evidencias encontradas son de carácter mixto, puesto que algunos estudios detectan un efecto negativo (Neumark y Wascher,2008), mientras que la mayoría tiende a no encontrarlo (Stewart, 2004; Dube et al, 2010; Lemos, 2010 o Manning, 2012)”.

Para los países de la región, “se puede concluir que no es posible anticipar efectos determinísticos sobre el empleo a partir de aumentos del salario mínimo. Los enfoques teóricos son diversos y predicen efectos muchas veces contrapuestos y la experiencia analizada tanto de los países desarrollados como los de la región, confirma lo anterior.

Dado que las economías de la región se caracterizan por la presencia de dos sectores claramente identificables; uno cubierto (formal) por la legislación y otro no cubierto por ésta (informal), y dada la magnitud de este último, resulta útil considerar un enfoque que los considere. Muchas de las discrepancias sobre los efectos sobre el empleo derivados de una política de salario mínimo encuentran una mejor explicación cuando es posible desagregar los efectos entre dichos sectores. El efecto sobre el empleo es, en definitiva, el resultado de agregar los efectos parciales que se verifican en uno y otro sector y su no consideración aumenta la probabilidad de llegar a conclusiones erróneas o incompletas.

Para Colombia es muy conveniente realizar estudios empíricos sobre la interrelación entre salarios, inflación y empleo, utilizando las cifras de los últimos años y encuestas, discriminando entre sector formal e informal, rural y urbano, jóvenes y adultos, y haciendo uso de técnicas econométricas avanzadas de cointegración, por ejemplo, que no conozco se han efectuado en el país. Esto permitiría tener una discusión con más información y se evitarían discusiones inútiles al no contarse con estudios serios.

Igualmente, hay que llegar a un acuerdo sobre cómo medir la productividad promedio laboral, que es otra de las dificultades para llegar rápidamente a una definición sobre el incremento del salario mínimo.   Nada debe estar oculto, todo debe ser explícito.

En general, los estudios econométricos realizados sobre el tema muestran que los análisis empíricos no son conclusivos (estadísticamente positivos en algunos casos o negativos en otros) y que los efectos económicos, si se dan, son pequeños sobre el empleo, excepto en muy pocos estudios.

El salario mínimo es resultado de una negociación

En cuanto se incrementa el salario mínimo como los salarios en general es el resultado de una puja entre los diferentes sectores en conflicto. El valor del salario influye sobre la inflación y la repartición del excedente si se dan muy por encima de la inflación y la productividad.

Asu vez, el salario mínimo puede utilizarse como una política para incrementar el ingreso de los más desfavorecidos y reducir la pobreza.

Schmitt, J. (2003). Why does the minimun wage have no discernible effect on employment? Center for Economic Research and Employment-Cerp. Washington, D.C.

Velázquez, P. (2017). Salario mínimo y empleo: evidencia empírica y relevancia para América Latina. Oficina Internacional del Trabajo-OIT. Serie Condiciones de Trabajo y Empleo, No.93. Ginebra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here