El gobierno y la derecha están asustados porque los colombianos quieren manifestase. La derecha, cuando está en la oposición es lo más subversiva que existe en todo el mundo.

En Colombia, el gobierno de Juan Manuel Santos fue objeto de fuerte desestabilización. Acordémonos de las manifestaciones contra el secuestro, la ideología del género y el apoyo a diferentes movimientos de protesta.

Miremos las oposiciones violentas en Venezuela, Nicaragua, Brasil y Bolivia. Ahí sí la derecha celebra y no dice nada de los desmanes, barricadas y destrucciones.

Parte de la demonización de la protesta es hablar de injerencia extranjera de rusos, chinos, cubanos, venezolanos, chilenos y ahora del Foro de Sao Paulo. Siempre inventa algo la derecha como excusas: antes era el comunismo, el maoísmo, el Che Guevarra, el castrismo, el castrochavismo, las Farc y ahora el Foro de Sao Paulo, que es la reunión anual de movimientos de izquierda del continente. En igual forma, los socialistas tienen la Internacional Socialista, los Demócratas Cristianaos su propia organización y así las diferentes tendencias ideológicas.

Pero la derecha nunca habla de las intervenciones de los Estados Unidos en los países en que predominan gobiernos progresistas, como ha ocurrido ahora en Bolivia. Lean la última novela de Mario Vargas Llosas que describe muy bien la intervención de los Estados Unidos en Guatemala para poner dictadores asesinos y corruptos.

Según el gobierno, la derecha y los comentaristas del sistema, todos los colombianos somos estúpidos. Los intelectuales, los profesores, los profesionales, los trabajadores, los empleados del sector judicial, los estudiantes, las clases media y media alta, todos somos unos ignorantes e ingenuos que estamos manipulados para salir a la calle a protestar.

Otro punto de la derecha es que solo hablan de los desmanes que hacen unos pocos y muchos infiltrados de las fuerzas del orden y de la derecha, que nunca mencionan, pero nunca hablan de la brutalidad de las fuerzas del orden, de los muertos y los heridos, como en Chile, Ecuador, Bolivia y en Colombia.

Colombianos y colombianas, hay que salir a la marcha del 21 de noviembre y con más razón con todas las amenazas veladas del gobierno y los agentes paramilitares y uribistas que solamente hablan de posibles desmanes y ya hablan de medidas excepcionales como toque de queda, ley seca, limitación de sitios de las marchas y decretos sobre medidas de encarcelamiento. ¿Es esto democracia?

Hay toda una estrategia del gobierno y de la derecha para asustar a los colombianos/nas para que no salgan a la calle. En esta campaña el gobierno cuenta con los aduladores de siempre y con supuestos columnistas neutrales como Pedro Riveros y otros que se atreven a manifestar que no hay razones para protestar.

En esta manipulación también está participando la policía ya que está mandando mensajes a la gente de que hay aprovisionarse de alimentos, de tener cuidado, como si se trata de un paro de varios días, prácticamente que no salgan a la calle. Esto es intervención en politica de la policía.

Ahora Duque dice que nunca ha manifestado que se iba cerrar Colpensiones, elevar a edad de pensión, bajar los salarios de los jóvenes. Él nunca lo ha dicho, pero sus ministros de Hacienda y Carrasquilla, el Banco de la República, Fedesarrollo , los empresarios y los centros de pensamiento afines al gobierno sí lo han dicho. Sí se pensaba enviar reformas laboral y de pensiones, lo que pasa es que las elecciones regionales le cambiaron todo al gobierno. Se lanzaron globos para ver cuál era la reacción de la ciudadanía. La idea sí era marchitar a Colpensiones, dejarla para atender a los ancianos y máximo a los que ganan un salario mínimo y el resto pasaba a los fondos privados de pensiones. Lo que ocurre es que todo les ha fallado. Y si pensaban en aprobar una reforma laboral para flexibilizar más el mercado laboral y quitar lo que llaman los costos laborales, es decir continuar eliminando los parafiscales.

Colombia es miembro de la OCDE, el club de los países ricos, y al entrar en esta organización hay que cumplir con sus normas que son obligatorias. Acuérdense como se hizo bombo de la llegada del secretario de la Ocde hace varias semanas, el neoliberal Gurri, y al mismo tiempo se dio a conocer el informe del FMI, donde ambas organizaciones proponían al gobierno todas las reformas que ahora niegan, todas de tipo anti laboral y pro ricos y empresas. Proponen estas organizaciones subir la edad de pensión, acabar con Colpensiones, congelar el salario mínimo, privatizar todo, nada de ciudadanos del común en las juntas directivas, bajar los salarios a los jóvenes, contratación por horas, más facilidades para despedir empleados, bajar impuestos a las empresas, subir el IVA, austeridad en el gasto público, es decir, todo un recetario que ha fracasado en todo el mundo.

¿Por qué hay salir a protestar? Por las siguientes razones:

  1. Para defender el proceso de paz que el gobierno lo está saboteando.
  2. Para oponerse al FMI, la OCDE y el Banco Mundial y sus recetas.
  3. Para oponerse a las privatizaciones de Ecopetrol, ISA, EPM, EEEB, EAAB, transportadora de gas, plazas de mercado, aeropuertos, salud, educación, entidades financieras públicas.
  4. Para defender a Colpensiones y fortalecerla, no marchitarla como quiere el gobierno y sus amigos del sector privado.
  5. Para aumentarla cobertura de la educación pública y gratuita.
  6. Para defender una reforma tributaria que grave más a los ricos y elimine los subsidios y exenciones a las empresas
  7. Por mejores salarios
  8. Por la defensa de una salud pública no politizada
  9. Por la defensa de las universidades públicas departamentales acabando su politización.
  10. Por la implementación de los acuerdos de paz en los aspectos rurales
  11. Por una política exterior independiente
  12. Por congelar las tarifas de los servicios públicos
  13. Para combatir la corrupción
  14. Por el control de los asesinatos de líderes sociales y de excombatientes de las Farc
  15. Por no más falsos positivos
  16. Por acabar el modelo neoliberal privatizador, que produce desigualdades, de apertura comercial indiscriminada, anti laboral y pro ricos y empresas
  17. Por controlar el poder de Luis Carlos Angulo Sarmiento y otros centros de poder
  18. Contra la desinformación de los medios de comunicación
  19. Por la reindustrialización del país
  20. Por la defensa y desarrollo de la agricultura

Pueden existir muchas otras razones en un país tan desequilibrado y manejado por una oligarquía sedienta de poder y dinero, por terratenientes enemigos de los cambios y por una clase política clientelista y corrupta al servicio de los grandes intereses.

Por todo esto hay que salir a la calle, mostrar que los colombianos también queremos cambios como en todo Latinoamérica.

Contra la desinformación del gobierno y sus defensores, manifestarse el 21 de noviembre es la mejor respuesta.