OPOSITORES A EVO MORALES BLOQUEAN UNA AVENIDA EN LA PAZ ANTES DE ENFRENTARSE CON SEGUIDORES DEL MOVIMIENTO AL SOCIALISMO (MAS).

En medio de un vacío de poder, el Ejército debió salir a las calles y las protestas se radicalizaban en todo el país, especialmente en La Paz y El Alto. En El Alto los manifestantes quemaron una estación de la policía, gritando consignas a favor de una “guerra civil”. “Que desastre de país”, se lamentaba un conductor.


Santa Cruz de la Sierra, el bastión de la oposición boliviana, amaneció hoy como una ciudad fantasma. Decenas de controles operados por opositores a Evo Morales fueron desplegados por toda la ciudad. Quienes se mantenían allí comprobaban la identidad de los ciudadanos movilizados en vehículos particulares. En el aeropuerto de la capital cruceña, decenas de personas se agolpaban frente a los televisores de los restaurantes para seguir la última hora de un país sumido en el caos.

“Qué desastre de país. Qué estamos haciendo”, se lamentaba Roberto Navajas, un taxista, mientras miraba a la pantalla, e intentaba convencer a los pasajeros en tierra de conducirlos al centro de la ciudad. Eso sí, al doble de la tarifa usual, ya que el trayecto se extiende el triple de tiempo debido a los bloqueos.

La renuncia de Evo Morales, el domingo, después de que tanto las Fuerzas Armadas como la Policía exigieran su dimisión, mantenía bloqueada a Bolivia.