TAMBIÉN EN PANAMÁ SECTORES JUVENILES UNIVERSITARIOS Y POPULARES SALIERON A ENFRENTAR UN PAQUETAZO

Dos semanas de movilizaciones, empezando desde la gran marcha universitaria, seguida masivas y combativas movilizaciones estudiantiles y juveniles autoconvocadas han sacudido a Panamá, en secuencia con las conmociones sociales que han venido sucediendo en otros países de América Latina y el Caribe, como Ecuador, Chile, Haití y Honduras…

Para el «Polo Ciudadano», agrupación de izquierda panameña, estas movilizaciones en el país del istmo centroamericano y del canal transoceánico, «no dejan lugar a dudas: la juventud y el pueblo rechazan el paquetazo de reformas constitucionales que pretende meter la Asamblea Legislativa en contubernio con el Ejecutivo y los sectores empresariales de la Cámara de Comercio y APEDE». Así lo afirman en un reciente comunicado emitido en Panamá el 2 de noviembre, titulado «La Juventud y el pueblo hablaron claro: ¡No al paquetazo de las reformas constitucionales!».

Amplias fuerzas sociales se han movilizado para repudiar estas reformas constitucionales, consideradas por los sectores que protestan como » antidemocráticas y antipopulares». El escenario de esta lucha se ha nutrido masivamente de diversas organizaciones que se han presentado ante la Asamblea, entre las cuales se encuentran todos los estamentos de la Universidad de Panamá, y de otras universidades públicas como UTP; sindicatos obreros, desde CONATO a CONUSI; gremios profesionales; y, sobre todo, jóvenes, estudiantes universitarios, incluyendo de universidades privadas como la USMA, y estudiantes de secundaria.

Las movilizaciones han alcanzado las capitales de provincia, como David, Santiago, Penonomé y Las Tablas en las que los más diversos sectores populares y juveniles han dicho claramente: ¡No a las reformas inconsultas!

Los protagonistas han sido los jóvenes, que han acudido a las calles no solo a repudiar las reformas, sino a exigir respeto por la diversidad de identidades culturales y de género del país, ante los insultos proferidos por diputados, según la fuente que comenta los sucesos «carentes de las mínimas reglas de urbanidad y educación». A lo que responden que; «Frente al atraso cultural, el irrespeto, los insultos y la chabacanería de diputados que parecen y actúan como maleantes, cuyos actos cuestionan sus valores morales mostrando su verdadera cara, la juventud panameña está dando lecciones de civismo, democracia y dignidad».

Las y los jóvenes han sido vanmguardia de las últimas protestas en Panamá
Credito: EFE

A la pregunta de cuál ha sido la respuesta del gobierno, responden que ésta ha sido «la represión dura y pura… Gases, perdigones, apaleamientos, arrestos y encausamientos judiciales». Pero, aseguran que la represión no ha atemorizado, sino todo lo contrario, ha servido de acicate a la movilización porque, como dicen los jóvenes: ¡Somos más y no tenemos miedo!».

La noche del 1 de noviembre, cuando se rumoraba en los medios que el presidente Laurentino Cortizo haría un discurso para suspender el paquetazo y convocar una Constituyente, la decepción popular fue generalizada, por lo que concluyen que «Cortizo es incapaz de salir de los eslóganes electorales, las frases vacías que esconden el carácter profundamente antipopular de su gobierno».

En el marco de esta situación, hacen un llamado Pueblo panameño: ¡La lucha sigue! Afirman que la lucha es «hasta derrotar el paquete de reformas constitucionales que es ilegítimo, porque lo produjeron dos organismos que carecen del mandato popular para esa tarea: la Concertación y la Asamblea Legislativa».

Insisten en que así será porque «las reformas son inconsultas, el pueblo quiere una mayor participación», «las reformas son antipopulares», «lesionan los ya magros derechos democráticos y sociales del pueblo panameño», y porque dichas reformas, para el Polo Democrático, «no cambian la esencia corrupta y antidemocrática del régimen político panameño».

Aporrea