Winnie Byanyima es la directoria ejecutiva de Oxfam, próxima a asumir un nuevo cargo en la ONU (Foto: ARÊTE / OXFAM International)

Winnie Byanyima (60), directora ejecutiva de Oxfam desde 2013, advirtió en una entrevista con la agencia EFE que el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) «son gran parte del problema» de que «la desigualdad esté empeorando» en todo el mundo.

  • «La desigualdad está empeorando. Tenemos una economía donde unos pocos en la cima se están llevando los beneficios. Hoy en día, 26 personas poseen más riqueza que la mitad con menos riqueza de la humanidad, 3 mil 800 millones de personas», remarcó Byanyima.

Byanyima lamentó que «instituciones como el BM y el FMI sean parte del problema, una gran parte del problema», cuando «podrían ser parte de la solución porque tienen mucho poder».

  • «Para los países en desarrollo especialmente el BM y el FMI tienen instrumentos de préstamo y los usan combinados con consejos de políticas que sirven para modelar el rumbo económico de los países», aseveró.

La directora de Oxfam se encuentra en Washington para participar en la asamblea anual del FMI y el BM.

Byanyima, de origen ugandés, fue un poco más allá: «Es necesario cambiar la economía mundial de modo que funcione para todo el mundo», ya que «ahora mismo solo funciona para los multimillonarios y las grandes corporaciones». «Estamos en una forma extrema de capitalismo», subrayó.

DATOS SOBRE AMÉRICA LATINA

  • Puso como ejemplo a México, donde el empresario Carlos Slim se benefició durante años «de casi un monopolio y de un nivel impositivo muy bajo». «Eso es algo que vemos a lo largo de todo el mundo. Los muy ricos están muy cerca del poder y son capaces de cambiar las reglas del juego», recalcó a EFE.
  • «En Brasil, el 10% más pobre está pagando un tasa impositiva que es mayor que la del 10% más rico. El sistema impositivo es tan regresivo que el porcentaje que pagan los pobres en relación a sus ingresos es mayor que el que pagan los ricos. ¿Se lo puede imaginar?».
  • Byanyima también comentó los recientes acontecimientos en Ecuador, donde las reformas económicas lanzadas por el gobierno del presidente Lenín Moreno, que incluían la supresión de los subsidios a los combustibles, provocaron una ola de protestas masivas y negoció el retiro de dicha medida: «El FMI y el BM tienen que entender dos cosas. Primero, cuando llevas austeridad a la gente en una situación de crisis económica, el gasto social debería estar siempre protegido, nunca debería ser recortado. Y dos: el gobierno debería negociar esto con la gente, no en secreto y pasar luego el dolor a la gente».
  •