FOTO: DOMINGO BURGOS / LA TERCERA

Declaran voluntad de estar al servicio de la construcción de un nuevo y necesario acuerdo social. Advierten una profunda desconfianza ciudadana hacia todas las instituciones y entre los mismos ciudadanos. «Esta es la crisis social y política más relevante desde la vuelta a la democracia», afirman.

En poco días Santiago, y luego otras ciudades, de Chile se vieron convulsionados por una de sus peores crisis en las últimas décadas, con 500 militares en la capital y desmanes, que no se detuvieron con el estado de emergencia. La situación tampoco cambió luego de la declaración de toque de queda entre las 22:00 horas del sábado 19 de octubre, hasta las 07:00 horas del domingo 20.

En vista de esos acontecimientos, representantes de organizaciones civiles comenzaron a organizar un llamado de atención frente a lo ocurrido. ¿Es sólo una molestia por el alza en los valores del transporte público? Desde Base Pública, Fundación Superación de la Pobreza y Comunidad de Organizaciones Solidarias, reflexionan que es más complejo que eso.

Otras organizaciones se fueron sumando, con el objetivo, declaran, de “definir cómo ponemos a disposición de este conflicto, nuestra capacidad articuladora y de presencia en todo el país, y nuestra experiencia en dialogar, trabajar con la gente“.