Se fue Rosselló, asume Pierluisi, siguen los cuestionamientos

Ricardo Roselló dejó la gobernación de Puerto Rico en medio de una crisis sucesoria. El cargo debería haber quedado para la Secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, quien dijo que no lo aceptaría. Eso llevó a que Roselló nominara como Secretario de Estado a Pedro Pierluisi, favoreciendo de esa manera su llegada a la gobernación. En una sesión extraordinaria la Cámara Baja  local ratificó su nombramiento, pero al no haber sido aprobada por el Senado se abrió un debate en torno a la constitucionalidad de su elección. Roselló emitió un comunicado donde confirmó su renuncia.

Por mandato constitucional tras una vacante en la gobernación asume el cargo el Secretario de Estado. Este renunció hace semanas por ser uno de los integrantes del chat que desembocó en la crisis institucional que vive el país. Debía ser la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, quien asumiera, sin embargo ya anunció su rechazo a la gobernación. Esto propició que Roselló nombrara a Pierluisi y lo confirmara hoy como Gobernador, a su salida de la casa de Gobierno.

Sin embargo las dudas persisten sobre si se hará cargo de La Fortaleza, sede del Ejecutivo, debido a diferentes interpretaciones a la Constitución y a una enmienda a la Ley 7 de 1952 sobre la sucesión. La Carta Magna señala que un secretario de Estado que no haya sido confirmado por el Senado y la Cámara de Representantes puede ejercer funciones como gobernador interino si se produce la ausencia transitoria del gobernador.

La enmienda dispone que, «para advenir al ejercicio permanente del cargo de Gobernador, un Secretario o Secretaria debe ocupar su puesto en propiedad, habiendo sido ratificado su nombramiento, excepto en el caso del Secretario de Estado». Este último caso permitiría que Pierluisi asuma el poder, mientras que de acuerdo con la Constitución eso no sería posible si ambas cámaras del legislativo no lo confirman antes.

Desde la oposición a Roselló marcan la inconstitucionalidad de la medida y esperan que el Tribunal Supremo (la Corte Suprema de Puerto Rico) se expida en forma contraria. El Presidente de la Cámara de Senadores, Thomas Rivera Schatz, señaló que se debe respetar el voto de la Cámara Baja, y esperar a la sesión del miércoles de senadores para validarlo en su cargo.

Pierluisi se desempeñó hasta ayer como abogado en el sector privado. Anteriormente formó parte del gobierno del padre de Roselló como Secretario de Justicia, y fue representante de Puerto Rico ante el Congreso de Estados Unidos.

Su nombramiento se debatió primero en la Comisión de Gobierno de la Cámara de Baja. Allí varios legisladores plantearon dudas por el hecho de que el bufete de abogados en el que trabajaba (O’Neill y Borges) tenía como cliente a la Junta de Supervisión Fiscal. Esta es una entidad de control federal impuesta por el gobierno de Estados Unidos a la isla, para afrontar la multimillonaria deuda de sus cuentas, y cuyas medidas, incluidos serios recortes presupuestarios, han generado rechazo en varios sectores.

 El presidente de la Cámara Baja, Carlos Mendez, votó en contra de Pierluisi. Informó que en una ocasión éste lo visitó, en calidad de abogado, para cabildear a favor de que dicho órgano legislativo no siguiera adelante con una investigación a uno de sus clientes, relacionada con un proyecto urbanístico.

Página12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here