Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Demo

CÓMO CREAR EMPLEO SEGÚN EL NUEVO MINISTRO DE HACIENDA

Para crear empleo este conservador neoliberal elitista  luchará porque se apruebe bajar el salario mínimo y reducir los impuestos de renta a las empresas bajo el cuento que estas medidas impulsarán la creación de empleo. Recuérdese que durante su ministerio acabó con el impuesto a la remesa de utilidades de las empresas multinacionales, eliminó la cuarta mesada a los pensionados y privatizó a Reficar.  Pero eso sí, aumentó cuatro mesadas al año para los altos empleados  del gobierno.

Dos visiones para crear empleo

Desde los puntos de vista teórico y de la evidencia empírica estas propuestas están equivocadas. Solo sirven para aumentar las utilidades de las empresas e incrementar las desigualdades de ingresos y del capital. En ninguna manera van a dar lugar a la creación de nuevos puestos de trabajo.

Hay dos puntos de vista en la discusión académica sobre este tema. En primer lugar están los economistas neoliberales  que son partidarios de lo que se denomina  economía de la oferta (supply side economics), es decir, que el problema de la falta de empleo es un asunto que tiene que ver con los factores que afectan la producción de las empresas. Que si se reducen los costos por disminución de impuestos y salarios, inmediatamente se ofrecerá más empleo porque la producción de bienes y servicios se incrementará.

Es una visión que viene de la idea antigua de Say que dice que la oferta crea su propia demanda, filosofía que Maynard Keynes criticó en su libro de 1936  Teoría General del empleo,  el interés y el dinero. Dentro de la tradición de Keynes, para los poskeynesianos y muchos neo keynesianos, el factor importante es la demanda efectiva más que la oferta. La inversión depende de las expectativas de demanda y de las condiciones de su  financiación por utilidades retenidas y/o financiación del sistema monetario. Si no hay demanda las capitalistas no invierten porque no hay ningún estímulo para aumentar la capacidad productiva  y escoger tecnologías más eficientes. Con rendimientos crecientes, que es lo que predomina en las empresas industriales, mayor demanda  permite hacer  uso de  la capacidad instalada inutilizada y, por lo tanto, bajar los costos.

Entonces, la causalidad va de la demanda a la inversión y a la creación de empleo por la nueva producción, y no   de la oferta a la demanda. Bajar salarios disminuye la demanda por bienes.

El aumento en el empleo no se da por la baja en los salarios. Las tasas de empleo y desempleo son las que afectan los salarios, no al contrario. En esta forma, bajar el salario no da lugar a más empleo. La demanda efectiva (interna y externa) juega el papel crítico para determinar los niveles de empleo y desempleo.

Austeridad fiscal

Igualmente, una política de restricción del gasto público  con el argumento de estabilidad fiscal, cero déficit fiscal, (sound finance), va en la dirección contraria para reactivar la economía. Se requiere precisamente lo contrario: ayudar a impulsar la economía con el gasto público.

Otra fuente de demanda son las exportaciones de bienes y servicios. Desafortunadamente en Colombia se acabó con el aparato productivo industrial y agrícola y la recuperación de estos dos sectores no es inmediata a pesar que  el peso colombiano se ha devaluado,  lo cual va a ayudar con el tiempo.

Comercio con los vecinos

Igualmente, hay que promover las interrelaciones con los vecinos Venezuela y Ecuador que han sido los socios tradicionales de Colombia. Aquí, dada la política exterior equivocada de Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos y la peor que se viene con Iván Duque, no hay posibilidad de recuperar el buen ambiente que se tenía antes de  2002 en que Venezuela era el segundo socio comercial, especialmente para productos manufacturados y agrícolas. Predominan los aspectos ideológicos de derecha y de intervencionismo  al lado de los Estados Unidos y la oposición Venezolana, contrarios a los  verdaderos intereses de Colombia. No tenemos por qué interferir en los asuntos de ningún país, sea el régimen político que sea, y menos con los vecinos con los cuales debemos tener buenas relaciones.

Infortunadamente, las posiciones conocidas del nuevo Ministro de Hacienda y del Presidente Iván Duque en cuanto a modelo de desarrollo y relaciones internacionales, no hace prever nada bueno para la economía.

Perspectivas económicas

Contrario a lo que dicen los gremios económicos, los comentaristas de derecha, los neoliberales  y los uribistas, si aplican las políticas que han venido defendiendo, no veo un futuro positivo para la economía colombiana. Los remedios que proponen han fracasad en todas partes y Colombia no va a ser la excepción. Miren lo que está ocurriendo con Argentina y Brasil.

El crecimiento económico de 2017 fue un raquítico 1,8%. De acuerdo con proyecciones de un modelo macroeconómico desarrollado con Juan Gustavo Villamarín, para 2018 se prevé una tasa de crecimiento del PIB de alrededor de 2,8%  y para 2019  de cerca de 3,5%. Estas tasas son bastante ridículas para un país con tantas necesidades. No es de esperar que cambien con el nuevo gobierno  por lo que hemos venido analizando.

La mayoría del pueblo colombiano escogió a un gobierno de derecha. Solo la experiencia le mostrará cómo se equivocó para que en las siguientes elecciones escoja a un gobierno progresista.

Contadores